Gredos-Adicción!!!!!

Publicado en por Nano

Lo reconozco. Soy Gredos-adicto. Me encantan estas montañas, estas gargantas siempre llenas de agua, y estos valles. Sólo así se entiende que vuelva una y otra vez, con y sin bici. Esta vez ha vuelto a ser con bici, a intentar de nuevo hacer la Madrid - Laguna Grande de Gredos - Madrid. Y al fin... ¡¡¡lo conseguimos!!!

Salimos el sábado pasado del Km.0 de la Puerta del Sol tres globeros: Dani, Alex, y el Nano. Y tras 6 días de ruta, 7.900 metros de desnivel, y 445 kms de pistas, senderos, carretera, empuja-bike,  y trialeras, conseguimos llegar de vuelta a la capital el jueves 9. Hemos sufrido bastante, sobre todo Dani y yo, ya que no estamos muy en forma. Sin ir más lejos, el último día estuvimos 10 horas y 25 minutos pedaleando. Son muchas horas sobre una bici, y ciertas partes de mi cuerpo se han resentido bastante. Si a eso le sumamos rodar algún día a 48º de temperatura, y otros a 7º... ¡¡de locos!!

Pero lo hemos conseguido. La satisfacción al llegar a casa es enorme, porque no teníamos demasiadas esperanzas. Ya lo habíamos intentado en abril, y los duros tracks que seguíamos, y la mala climatología nos hicieron desistir. Esta vez decidimos efectuar algunos cambios en el itinerario, y así evitamos esfuerzos innecesarios que nos alejaran del objetivo. De Madrid a La Adrada, y de allí, por el Valle del Tiétar hasta la base del Puerto del Pico. Superándolo, tendríamos mucho ganado... y lo logramos por la calzada romana.

Subir a la Laguna es una pasada... un auténtico goce para los sentidos. No tiene igual verte allí, rodeado de esas montañas casi infinitas, con las cabras montesas dando brincos, y con una inmensidad de piedras esperando que seas capaz de superarlas... cuesta abajo,  y lo que es aún más difícil, cuesta arriba. La verdad es que era la guinda del viaje, y a pesar del nivel de petación, había que subir. Tendríais que ver la cara y los comentarios de la mayoría de senderistas y montañeros. No se podían creer que estuviéramos allí, subiendo y bajando por los pedrolos. La verdad, se te crece un poco e ego globero cuando ves la admiración de la gente.

A partir de nuestra visita a la Laguna, retorno por el río Alberche, que nos sorprendió con algunos tramos espectaculares de sendero, discurriendo paralelos al encañonado río. El pantano del Burguillo, El Tiemblo, y la vuelta a Madrid con la misma etapa maratón.

Lo peor, mi estado de forma, que no me ha permitido disfrutar de la compañía y del paisaje todo lo que me hubiera gustado. Tan petado, a veces no prestas la atención que merecen los compañeros, y los lugares tan alucinantes por los que hemos pasado.

Lo mejor, la compañía, sin duda. Alex y Dani son dos tíos cojonudos. Nobles, generosos y sanos como pocos. Nos hemos reído un montón. Ha sido todo un placer. Y... también ha sido genial recuperar cierto espíritu de sacrificio y constancia que tenía un poco abandonado. El sacrificio y la constancia que te pueden llevar al éxito, con la bici, y sin ella.

Etiquetado en nanotroneando

Comentar este post